Los bancos centrales suben los tipos de interés para controlar la inflación

Con el auge de los tipos de interés está emergiendo una nueva realidad que no se veía desde hace más de una década: el intento por controlar el aumento de la inflación.

Pero, antes de profundizar en ello, ¿sabemos qué es la inflación? La inflación mide cada mes la subida continuada y generalizada de los precios a partir del Índice de Precios de Consumo (IPC) de los bienes de primera necesidad y de los servicios más demandados que componen la cesta de la compra. 

Y es que, después de la crisis financiera mundial de 2008, los grandes bancos centrales practicaron políticas de bajos tipos de interés. Sin embargo, en los últimos meses, ha habido un aumento de la inflación en muchas economías debido a una combinación de factores, como la interrupción de las cadenas de suministro y el aumento de los precios de las materias primas. Por lo tanto, los bancos centrales están empezando a subir los tipos de interés para controlar la inflación.

Si ponemos el caso del Banco Central Europeo (BCE), desde septiembre de los tipos de interés quedaron anclados en el 0% pero, a partir de julio de 2022, empezaron las subidas hasta quedarse, tras la última actualización en febrero de 2023, en el 3%.

Cómo actúan los bancos centrales con los tipos de interés

“Los bancos centrales están empezando a subir los tipos para controlar la inflación en medio de una recuperación económica tras el covid-19”

Para entender el contexto debemos empezar por la función de los bancos centrales. Se trata de unas instituciones encargadas de velar por la estabilidad económica y financiera de un país o una región. Y una de sus principales responsabilidades es controlar la inflación, que se refiere al aumento sostenido y generalizado de los precios de bienes y servicios en una economía.

La inflación puede ser perjudicial para la economía de varios modos. Por un lado, reduce el poder adquisitivo de la moneda, lo que significa que con el tiempo la misma cantidad de dinero puede usarse para comprar menos bienes y servicios. Por otro lado, especialmente cuando hablamos de elevadas tasas de inflación, puede generar inestabilidad económica y financiera, ya que los consumidores y los inversores pueden tener dificultades para planificar y tomar decisiones en un entorno de precios en constante cambio.

Cómo incide la subida de tipos de interés en la inflación

Para controlar la inflación, los bancos centrales pueden utilizar una variedad de herramientas, entre las que se incluyen la política monetaria: la principal se focaliza en el ajuste de los tipos de interés. En este caso, la subida de los tipos de interés es una de las herramientas más comunes y efectivas.

Cuando un banco central sube los tipos de interés, está aumentando el coste del dinero. Esto significa que los préstamos y créditos se vuelven más caros para los consumidores y las empresas, lo que puede desalentar el gasto y la inversión. A su vez, esto puede reducir la demanda de bienes y servicios, lo que a su vez puede reducir los precios.

Efectos de la subida de tipos de interés

“Cuando un banco central sube los tipos de interés, está aumentando el coste del dinero”

Por ejemplo, supongamos que un consumidor desea comprar un automóvil. Si los tipos de interés son bajos, el consumidor puede obtener un préstamo fácilmente y a bajo coste. Esto puede llevar a un aumento en la demanda de automóviles, lo que puede aumentar los precios. Si, por el contrario, los tipos de interés son altos, el coste del préstamo se incrementa y es posible que el consumidor decida posponer la compra del automóvil. Si esto ocurre a gran escala, la demanda general de automóviles disminuirá, lo que puede llevar a una reducción en los precios.

Ampliemos un poco más el enfoque para ver consecuencias indeseadas por los bancos centrales. La subida de los tipos de interés también puede tener un efecto en la oferta. Si a las empresas les resulta más complicado obtener préstamos o créditos, pueden tener más dificultades para financiar la expansión y el crecimiento, lo que a su vez puede reducir la oferta de bienes y servicios. Si la oferta disminuye, es posible que los precios aumenten.

Cómo afecta la subida de tipos de interés en el Euríbor y en las hipotecas

La subida de los tipos de interés también afecta a la cuota de las hipotecas. Por un lado, las nuevas contrataciones se hacen a tipos más altos y por otro lado, las cuotas de las hipotecas variables ya concedidas suben porque la mayoría toman el Euríbor como referencia. 

Con la subida o bajada de los tipos de interés, el Banco Central Europeo encarece o abarata el precio al que presta el dinero a los bancos. Las entidades, a su vez, trasladan esas fluctuaciones a los préstamos personales y las hipotecas, es decir, al precio del dinero que prestan a los ahorradores. 

Otro efecto de la subida de los tipos de interés es que puede hacer que la moneda del país aumente su atractivo para los inversores extranjeros. Cuando los tipos de interés son altos, los inversores pueden obtener una mayor rentabilidad por sus ahorros. Esto puede llevar a un aumento en la demanda de la moneda del país, lo que a su vez puede fortalecer su valor en el mercado de divisas. Traducción: Una moneda fuerte puede ayudar a reducir los precios de los bienes importados, lo que a su vez puede reducir la inflación.

En conclusión, la subida de los tipos de interés es la herramienta clave para controlar la inflación. Los bancos centrales suelen utilizar esta herramienta cuando la inflación empieza a ser un problema para reducir el gasto y la inversión, lo que ayuda a reducir la inflación. En los últimos años, los grandes bancos centrales han mantenido los tipos de interés en niveles históricamente bajos, pero hace meses que han empezado a subirlos para controlar la inflación en medio de una recuperación económica tras la pandemia generada por el covid-19.

 

(Visited 3.870 times, 3 visits today)
Share This