crear un fondo de emergencia
Esa visita inesperada al dentista, la inoportuna avería del coche o el engorro que supone que se estropee un electrodoméstico cuando menos te lo esperas. Todos sufrimos algún imprevisto que puede comprometer nuestras finanzas. ¿Lo podemos evitar? La respuesta es un rotundo sí. Se llama fondo o colchón de emergencia.

¿Por qué es tan importante?
Crear un fondo de emergencia es un pilar fundamental en la planificación financiera de cualquier persona o su familia. Sabemos que las cosas pasan y que convivimos con la incertidumbre económica. Por eso contar con un fondo de emergencia, más que una recomendación, es una necesidad que puede aportarnos estabilidad y la tranquilidad financiera.
Este artículo explora el concepto del fondo de emergencia, su importancia, cómo calcular su tamaño adecuado, estrategias efectivas para su construcción y los errores comunes que deben evitarse. Todo con un enfoque sobre el contexto financiero de España.

Qué es un fondo de emergencia y por qué es vital tener uno

Un fondo o colchón de emergencia es una cantidad de dinero ahorrada y destinada exclusivamente para afrontar situaciones financieras imprevistas, tales como la pérdida del empleo, enfermedades o reparaciones urgentes en el hogar, entre otros.
Lo importante de contar con este fondo es que puede ofrecer tranquilidad financiera ante estos imprevistos, evitando tener que incurrir en deudas o comprometer otros ahorros destinados a objetivos a largo plazo.
Un estudio del Banco de España resalta cómo las fluctuaciones económicas y los shocks financieros pueden impactar de manera significativa en los hogares. De ahí la importancia de contar con un fondo financiero que nos permita afrontar periodos de incertidumbre sin comprometer nuestro bienestar económico.
Por eso, y según indica de forma genérica en su web “Finanzas para todos”, el Banco de España recomienda tener un fondo de emergencia que permita cubrir, al menos, entre 3 y 6 meses de gastos fijos mensuales. Aunque la cantidad dependerá de cada caso.

Cómo crear tu colchón de emergencia

Para determinar el tamaño adecuado de un fondo de emergencia, es esencial un análisis profundo de la situación financiera de cada ahorrador, teniendo en cuenta, por ejemplo, sus gastos mensuales esenciales y multiplicarlos por un periodo que generalmente se recomienda entre tres y seis meses.

“En un mundo incierto, un fondo de emergencia es una necesidad imperativa para asegurar la estabilidad y la tranquilidad financiera”


En España, el gasto medio por hogar puede variar significativamente dependiendo de la región y el estilo de vida. Por eso un buen punto de partida es calcular todos los gastos fijos mensuales, incluyendo alquiler o hipoteca, facturas de servicios, alimentación y seguros. A modo de ejemplo, si los gastos esenciales ascienden a 1.500 euros al mes, un fondo de emergencia podría variar entre los 4.500 y los 9.000 euros. Pero todo dependerá de nuestra situación real y nuestras necesidades.

Estrategias efectivas para crear un colchón de emergencia

Construir un fondo de emergencia eficaz requiere de una estrategia, una planificación y una disciplina financieras. Una de las recomendaciones es empezar a ahorrar lo antes posible, haciendo aportaciones periódicas.
Se recomienda hacerlo con el asesoramiento de un profesional financiero, que nos ayude a establecer estrategias y soluciones de ahorro e inversión adecuadas. De esta forma nos acercará a la construcción de un fondo de emergencia sólido y adaptado a cada situación personal.

Errores comunes al crear un fondo de emergencia y cómo evitarlos

Algunos de los errores más comunes al crear un fondo de emergencia es empezar a ahorrar tarde, subestimar la cantidad de dinero necesaria para cubrir imprevistos y usar soluciones financieras inadecuadas para el objetivo que se persigue. Estos errores pueden comprometer la accesibilidad y seguridad del fondo de emergencia cuando más se necesita.

  • Subestimar la cantidad necesaria: Es vital ser realista acerca de los gastos mensuales y considerar imprevistos adicionales. Según la Encuesta de Condiciones de Vida, publicada por el INE, el 37% de los hogares en España no tenía capacidad para afrontar gastos imprevistos, frente al 35,5% de 2022. Esto subraya la importancia de evaluar adecuadamente las necesidades de ahorro.
  • No empezar a tiempo: Procrastinar la creación de un colchón de emergencia puede llevar a situaciones en las que no se dispone de fondos suficientes cuando surge la necesidad. La clave está en comenzar lo antes posible, incluso si es con pequeñas cantidades.
  • Inversiones de alto riesgo: El colchón de emergencia debe estar accesible (que permita un acceso directo al dinero) y no sujeto a volatilidades extremas del mercado.

Para evitar estos errores, el acompañamiento de un asesor financiero es primordial para establecer un plan de ahorro e inversión adecuado a sus necesidades. Puede ayudarnos a evaluar de manera precisa los gastos mensuales, a definir el monto adecuado para el fondo de emergencia y a elegir las opciones de inversión más adecuadas.
Así pues, construir un colchón de emergencia es una parte crucial de la planificación financiera personal. Este mecanismo no solo puede ofrecernos tranquilidad financiera frente a imprevistos, sino que también proporciona paz mental, sabiendo que se dispone de recursos para afrontar situaciones difíciles sin tener que recurrir al endeudamiento o comprometer nuestras metas y sueños a largo plazo.

(Visited 49 times, 1 visits today)
Share This