educación financiera y ahorro
“Todos deberíamos aprender a ahorrar desde pequeños”. Esta es la máxima que con la que decían estar totalmente o bastante de acuerdo
el 95% de los españoles preguntados hace escasas fechas por FUNCAS. Y para ahorrar es imprescindible ejercer un control cada vez mayor sobre nuestras finanzas personales, mediante la mejora de tanto nuestros conocimientos como de la gestión y supervisión de nuestras cuentas.

Es evidente, según el sondeo, que ahora supervisamos con más frecuencia nuestras finanzas personales que hace cinco años. La proporción de quienes consultan sus cuentas bancarias varias veces por semana ha pasado del 47% al 65% y la de aquellos que lo hacen todos o casi todos los días ha despegado del 21% al 33%. Por el contrario, los que miraban sus cuentas un par de veces al mes o menos se han reducido a la mitad y ya apenas superan el 15%.

Todo parece indicar que uno de los principales motores de esta situación ha sido la irrupción de la banca digital. Según un informe del Observatorio de la Digitalización Financiera FUNCAS-KPMG, el uso de la banca digital en España se ha incrementado un 30% desde la pandemia, hasta situarse ya en el 70% de la población, un porcentaje superior a la media europea (60%) y solo por detrás de los países nórdicos (92%).

Más preocupados por supervisar nuestras finanzas personales

Si la intensificación de la supervisión de nuestras finanzas personales no se entiende sin la inmersión en la banca digital, cabe esperar nuevos avances a medida que esta vaya en aumento.

Según el informe del observatorio de FUNCAS-KPMG, el sector prevé en los próximos cinco años que los usuarios digitales lleguen a alcanzar casi el 85% de la población, lo que supondría sumar unos seis millones de clientes.

“El 36% de los españoles de entre 18 y 64 años admiten no saber lo necesario para tomar decisiones financieras adecuadas, según un sondeo de FUNCAS”

El galope hacia la universalización de la banca digital no solo nos está animando a consultar con más frecuencia nuestros movimientos, sino también a operar más y hacer un seguimiento mayor de nuestras operaciones. Según el ya citado informe del observatorio de FUNCAS-KPMG, la tasa de contratación digital de productos financieros se situó en 2022 en el 50% en los grandes bancos españoles y se espera alcanzar el 75% de media en los próximos cinco años, lo que implica que tres de cada cuatro operaciones serán digitales.

En definitiva, los conocimientos financieros aumentan cuanto más se incrementa nuestro control y supervisión frecuente de nuestras finanzas personales, cuanto más operamos desde una plataforma (digital, en este caso) que nos facilite esa supervisión y ese control y cuanto más se intensifican los desafíos de administrar las cuentas de los hogares.

Los ahorradores quieren mejorar su educación financiera

Por eso no sorprende mucho que un tercio de los sondeados por FUNCAS reconozca que consulta más sus movimientos bancarios “desde que han aumentado los precios” con la última oleada de inflación elevada y persistente que arrancó hace algo más de dos años. Según una reciente encuesta de la asociación mayoritaria de asesores financieros, la EFPA, casi el 60% de los asesores financieros de nuestro país considera que ha mejorado en el último año tanto el interés por el ahorro como el nivel de educación financiera de los españoles. Finalmente, un estudio de la multinacional Intrum apunta que más de la mitad de los españoles quiere ampliar ahora su formación financiera, un porcentaje que supera a la media europea y a la de Alemania, Francia e Italia.

Esa cultura financiera, como advierte un informe reciente de BME, es la que suele determinar la calidad del ahorro, la inversión y el endeudamiento, como puede verse en estos ejemplos: 

1) En Estados Unidos, una de las principales causas por las que los individuos alcanzan la jubilación con escasa o nula riqueza es la falta de conocimientos financieros. 

2) Los inversores con escasas competencias financieras identifican peor las inversiones que les benefician fiscalmente y suelen cometer errores de inversión que les llevan a abandonar los mercados financieros de riesgo elevado en momentos inadecuados.  

3) Las escasas competencias financieras incrementan, además, el coste de la deuda, la probabilidad de impago y el sobreendeudamiento.

El asesor financiero: acompañante en la toma de decisiones

Por todo ello, la mejora de nuestra educación financiera en España es una gran noticia, aunque quede mucho trabajo por hacer. Así, un sondeo de FUNCAS estima que, aunque el 36% de los españoles de entre 18 y 64 años admiten no saber lo necesario para tomar decisiones financieras adecuadas; sin embargo, esta cifra podría quedarse corta. 

Además, según avancen millones de españoles en la supervisión y administración frecuente de sus finanzas personales gracias a la banca digital o al crecimiento de los precios, todos iremos encontrándonos con decisiones y alternativas cada vez más complejas. ¿Renta fija o renta variable? ¿Cuál debe ser nuestra estrategia para neutralizar la inflación? ¿Afectan los últimos cambios regulatorios a nuestros planes de jubilación? 

“Cuanto más controlamos y supervisamos nuestras finanzas personales, más conscientes nos volvemos de la necesidad de un asesor financiero que nos oriente”

Eso ayuda a entender por qué, en 2021, el 45% de los inversores millennials españoles expresó una mayor necesidad de asesoramiento financiero. También se explica así que, justo al año siguiente, el valor del segmento del asesoramiento financiero independiente en España se incrementase en un 34% hasta situarse muy cerca de los 30.000 millones de euros.   

Como se ve, cuanto más controlamos y supervisamos nuestras finanzas personales, más conscientes nos volvemos de la necesidad de un experto que nos oriente en un complejo mar de productos, oportunidades y tendencias. Y es aquí donde elegir a un asesor financiero de nuestra absoluta confianza se convierte en algo crucial, porque es él quien debe ayudarnos a diseñar una estrategia a largo plazo que nos permita cumplir objetivos tan importantes como planificar un ahorro con el que complementar nuestra futura pensión, financiar a nuestros hijos la mejor educación de posgrado posible o facilitarles la entrada de su primera vivienda.  

(Visited 3.898 times, 1 visits today)
Share This