Los Robo Advisors están lejos de sustituir a los asesores financierosJoaquin Phoenix entabló una relación amorosa en la película Her con la sensible Samantha, el sistema operativo de su ordenador y teléfono. Mucho antes, Isaac Asimov imaginó nuevos mundos con los robots como grandes protagonistas. Y aunque la inteligencia artificial sigue reinando en la ficción, también se abre camino en la vida real y, cómo no, también en el área financiera.
Los Robo Advisors —también conocidos como Robo Investors— se han multiplicado en los últimos años en el sector de la inversión. Los algoritmos deciden cuáles son los valores que deben entrar en una cartera y en qué proporción, invierten por ti y van reajustando tus posiciones. 

Los robots que compiten por hacer de asesores financieros aparecieron por primera vez en el mercado estadounidense en la primera década de este siglo y desde entonces han incrementado su alcance y sus atribuciones. 

¿Qué es un Robo Advisor?

Es un término que hemos escuchado, pero ¿realmente sabemos qué es un Robo Advisor? Actualmente, un Robo Advisor elabora planes de inversión en función de la situación, el perfil de riesgo y los objetivos del cliente. Sin embargo, la inteligencia artificial y los robots están aún muy lejos de conquistar el mundo de la inversión.

La tecnología y la transformación digital han llegado al universo del inversor con la intención de mejorar su experiencia, sus fuentes de información y su rapidez operativa, pero nunca podrán sustituir a un buen asesor financiero.

Robo Advisor vs asesoramiento financiero

La inversión es, por su naturaleza, una disciplina demasiado compleja como para que los robots puedan hacerse con ella. Los Robo Advisors pueden ser excelentes aliados de los profesionales y apoyarles en su labor pero, a diferencia de lo que puede pasar en un futuro próximo en otros campos del conocimiento donde la automatización está impulsando el reciclaje profesional, en el caso de los asesores financieros esa realidad está lejos de producirse.

“Los robots y la inteligencia artificial están lejos de sustituir las cualidades humanas de un asesor financiero.”


Ni los Robo Advisors ni la inteligencia artificial pueden sustituir por el momento las cualidades humanas que convierten a un asesor financiero en imprescindible. Al fin y al cabo, lo que prevalece sobre el algoritmo es el factor humano.

En economía y en finanzas, el objeto de estudio son las decisiones humanas. La complejidad de estas últimas explica por qué la inversión no puede automatizarse. Para invertir de manera adecuada hay que tener un excelente dominio en el control de las emociones. Sin embargo, no resulta fácil quedarse impasible mientras ves cómo pierde valor lo que has ido acumulando para tu jubilación.

Valores que aporta un asesor financiero

¿Quién no se alerta cuando ve que su cartera cae un 10% o un 20%? El 11-S, el estallido de las protestas de la Primavera Árabe, el Brexit, la crisis del covid-19 o la guerra en Ucrania han sido algunas de las últimas ocasiones en las que los mercados han reaccionado con fuertes caídas.

Pero ¿de verdad es bueno entrar en pánico ante una caída generalizada de los mercados por motivos coyunturales? La realidad es que no solo no es bueno, sino que normalmente es contraproducente. Este tipo de coyunturas conducen a altos niveles de incertidumbre que normalmente alimentan el miedo a perder, lo que lleva a los inversores a vender en el peor momento. 

Es ahí cuando aparece la figura del asesor financiero para acompañar de forma serena y profesional al ahorrador en la gestión de sus ahorros e inversiones, con una medición real de riesgos, con una estrategia y planificación diversificadas y un horizonte temporal adaptado a sus necesidades reales, ajenas a la tendencia cortoplacista. 

Si hacemos la comparativa con un Robo Advisor, vemos que un humano, frente a un robot, sabe entender, gestionar y enfrentar las emociones negativas, además de explicarte por qué no debes salir corriendo de tus inversiones por un temor coyuntural. Un asesor financiero te ayuda a diseñar estrategias para hacer frente a la volatilidad y los ciclos bursátiles, hasta llegar a convertirlos incluso en oportunidades. 

El poder de la empatía y el factor humano

La máquina te puede proponer un rumbo, pero difícilmente te ayudará a mantenerlo cuando llegue la tormenta. Solo un buen asesor financiero, con sentimientos y rasgos humanos, puede diseñar un plan de inversión creíble y guiar al inversor ante períodos de alta volatilidad.

“La máquina te puede proponer un rumbo, pero difícilmente te ayudará a mantenerlo cuando llegue la tormenta.”

Son justamente las cualidades humanas las que convierten a un asesor en un apoyo valioso para el inversor. La capacidad de anticipar, de ayudar a sus clientes a visualizar los cambios naturales que sufrirán los mercados y de afrontarlos de forma serena en la incertidumbre. El inversor necesita entender los mercados y saber cómo actuar y no actuar ante los vaivenes del mercado. 

La empatía es otra de las capacidades que diferencian a un asesor de un robot. En momentos de incertidumbre o de caídas generalizadas, los inversores requieren comprensión y racionalización de los eventos.

El inversor necesita conocer datos y posibilidades, pero sobre todo necesita explicaciones y análisis. Invertir y depositar tus ahorros para configurar una cartera requiere comprender y solo un asesor puede darle las claves que necesita.

Si se opta invertir en robótica, hay que ser conscientes de que los robots facilitan y mejoran el proceso de inversión, pero sin olvidar que el factor humano sigue siendo imprescindible. Lo demás lo dejamos para el cine.

 

(Visited 3.026 times, 5 visits today)
Share This