Ahorrar hoy para asegurarse un futuro sin sobresaltos | Cuales son tus metas

 

600x400

El gobernador del Banco de España, Luis Linde, comentaba hace algunas semanas que el actual estado del sistema público de pensiones aconseja tomar medidas alternativas para asegurarse un futuro tranquilo. Linde fue claro: los españoles tienen que ahorrar “porque su pensión futura quizá no sea demasiado alta”. El alto cargo señaló que esto se debe a la realidad demográfica del país. Y no es cosa de broma. Algunas previsiones de la Unión Europea señalan que, en el año 2030, solo un 23% de la población de países como España y Alemania tendrá menos de 25 años, mientras que un tercio se situará por encima de los 65. En este contexto, en el que sube el número de beneficiarios de pensiones y baja el contingente de población que sostiene con sus impuestos el sistema público de seguridad social, se enmarcan las palabras del gobernador del Banco de España: “Hay que hacer entender a los jóvenes que tienen que ahorrar, porque la pensión media será cada vez menor de forma inevitable, debido al declive demográfico”.

“Los españoles tienen que ahorrar “porque su pensión futura quizá no sea demasiado alta””

La clave de un futuro sin sobresaltos es el ahorro, pero bien entendido. Alguien podría pensar que bastaría con apartar una fracción de los ingresos y guardarlos, y esto no es del todo cierto. El colchón de la abuela no es un buen lugar para ir garantizando ese futuro, ya que hay una poderosa fuerza de la economía que hace que cualquier activo monetario “inactivo” pierda valor a lo largo del tiempo: se trata de la inflación. La subida de los precios provoca, como consecuencia más lógica, la depreciación de los ahorros. Pongamos un ejemplo. Imaginemos que, en 2001, un español guardó 1.000 euros; hasta 2014, la inflación acumulada, según el portal Invertir en Bolsa, ha sido del 38%; es decir, que para comprar lo equivalente a 1.000 euros de 2001 ahora tienes que gastar 1.382. Esto se ve mucho mejor con un ejemplo. El precio medio del litro de gasolina en 2001 era de 0,77 euros; con 1.000 euros se podían llenar prácticamente 26 tanques de 50 litros. Hoy, la gasolina cuesta 1,44 euros, por lo que, con esos mismos 1.000 euros, se pueden llenar menos de 14 tanques. En definitiva, el que guardó los euros en el colchón perdió dinero. Dejar el dinero en una cuenta de ahorro normal es aún peor, ya que a la inflación hay que añadir los impuestos y las comisiones bancarias que se suman a la propia pérdida de valor debido al incremento de los precios.

“La mejor manera de incrementar nuestro patrimonio es hacer que los ahorros trabajen”

La mejor manera de incrementar nuestro patrimonio es hacer que los ahorros trabajen. Y eso solo se consigue a través de la inversión. Y la mejor de las opciones para hacer que el ahorro crezca de verdad, es a través de la combinación de las dos claves de todo buen inversor: la primera es la diversificación al máximo de la cartera de inversiones y la segunda es plantearse un horizonte de inversión a largo plazo. Un paquete de inversiones suficientemente diversificadas minimiza cualquier riesgo de pérdidas, ya que la bajada de alguno de los activos será compensada con la subida de otros; las mejores carteras son las que incluyen los sectores más diversos, empresas de todo el mundo, divisas de diferentes países y una buena relación de deuda pública y acciones privadas. Por otro lado, invertir pensando en horizontes temporales amplios garantiza recoger más beneficios. Y un ejemplo de ello es la evolución histórica del Ibex 35. Un estudio del BME demostró que una inversión de 100 euros en 1980 se habría convertido en 9.254 euros 30 años más tarde si se hubiera invertido esa suma inicial en el índice total del selectivo madrileño. Las crisis pasan, y la tendencia natural de la economía es crecer.

Invertir e invertir bien; ahí está la clave para que los ahorros de hoy se conviertan en un futuro tranquilo. Y para ello, nada mejor que el asesoramiento personalizado. Los Family Bankers de Banco Mediolanum están a disposición de los ahorradores para conseguir el objetivo, siempre en función de las propias necesidades y aspiraciones de cada inversor.

(Visited 33 times, 1 visits today)
Share This