Razones que explican la complejidad de la renta fija | Cuales son tus metas

La renta fija, sea por su maquiavélica complejidad o por su aparente incoherencia siempre me ha fascinado.

Como responsable de Tesorería y Mercado de Valores puedo garantizar que, por ejemplo, suele desconcertar a los ahorradores que si los tipos de interés suben, el precio de mis títulos de renta fija baja. Es decir, cuando compro un título de renta fija es posible que pueda perder dinero si aumentan los tipos de interés. Esto parece un contrasentido, especialmente si consideramos que estos tienden a subir cuando la economía mejora.

Explicaré esta aparente complejidad con un ejemplo:

Imaginemos que hoy compro un título de renta fija a un año que ofrece un cupón del 5%. Pero mañana suben los tipos de interés y por tanto, en el mercado encontraremos otro título también a un año, pero con un cupón del 6%. Lo normal es pensar que mi título, que aporta “solo” un 5%, pierda valor y baje de precio.

Porque si en el mercado hay títulos que dan el 6%, para que alguien gane ese porcentaje comprando el mío tendrá que pagarme menos de lo que me costó a mí. Así que si quiero vender mi título antes del vencimiento, tendré que abaratarlo y perder una parte de lo que invertí. Por eso cuando suben los tipos de interés, es posible perder parte de lo invertido en renta fija.

Sin embargo, las fluctuaciones del precio de la renta fija solo deberían preocupar a quienes se dedican a su gestión o compraventa. Para el inversor que compra un título de renta fija y mantiene su inversión hasta el vencimiento, la rentabilidad del activo será la que se fijó cuando compró el título, y recuperará todo lo invertido, excepto en caso de problema con el emisor. Una forma de reducir este riesgo (denominado riesgo emisor), es diversificar la diversificación en renta fija  a través de fondos.

En la renta fija hay que diferenciar entre el cupón o rentabilidad que ofrece el título, y el precio de este. El primero es fijo (de ahí el nombre de “renta fija”), pero el segundo puede variar según esa lógica aparentemente maquiavélica de que cuando suben los tipos de interés bajan los precios, y viceversa.

No hay duda de que es importante entender cómo funcionan los activos y productos financieros que existen en el mercado. Pero antes de invertir en renta fija o cualquier otro producto financiero, aún es más importante para el ahorrador consultar con su asesor financiero. Él le ayudará en su elección y le explicará con detalle las características y funcionamiento de cada una de las opciones que hay.

Mario Rappanello

Responsable de Tesorería y Mercado de Valores de Banco Mediolanum

(Visited 20 times, 1 visits today)
Share This