El mejor equipo mundial y los mejores entrenadores: las ventajas de la diversificación | Cuales son tus metas

Diversificación

Por muy buenos que sean Leo Messi o Cristiano Ronaldo, a ningún entrenador se le ocurriría salir a jugar un partido de fútbol sólo con uno de estos jugadores. Sería una goleada segura y un ridículo total… ¿Cómo vas a jugar al fútbol con un solo jugador, por muy bueno que sea, cuando puedes tener once? Tampoco ningún seleccionador llevaría a una convocatoria sólo 23 delanteros centros, aunque los jugadores de las otras posiciones fueran peores que todos los anteriores. Se consideraría un suicidio hacerlo, cuando puedes llevar a dos jugadores de cada posición. Absurdo, ¿verdad?

Pues con la gestión de las carteras muchas veces el ahorrador sí toma unas decisiones similares a las anteriores o bien salta al “terreno de juego” con acciones de unas pocas compañías que él considera muy buenas pero que no forman “un equipo”, o bien construye su cartera sólo con compañías de un único país, de un mismo sector o expuestas a las mismas tendencias económicas.

Muchos ahorradores en España dan demasiada importancia en su cartera al peso de las acciones de los grandes valores del Ibex, que suelen moverse al unísono. Así, cuando cae el mercado, suele hacerlo por igual o más su cartera. Es decir, cada vez que ataca el rival la jugada acaba en gol.

Los grandes inversores mundiales que invierten a largo plazo no caen en este error. La mayoría de las grandes instituciones, desde los fondos de pensiones hasta los fondos soberanos o las universidades estadounidenses tienen una cartera lo más diversificada posible. Incluyen no sólo distintas acciones de un solo país, sino también de diferentes geografías y activos. Por ejemplo, el fondo de pensiones noruego, uno de los mayores inversores del mundo, comenta en su página web que tiene un 61% en renta variable, cerca de 37% en renta fija y un 1,2% en inmuebles, según datos de diciembre de 2013. Pero no sólo tiene porteros, defensas, centrocampistas y delanteros, sino que además son de todas las nacionalidades y cualidades. Cuenta en su cartera con títulos de más de 8.000 compañías distintas de prácticamente todos los sectores y de más de 80 países, excepto de la propia Noruega, porque precisamente lo que busca es diversificar para cumplir sus dos grandes metas: “obtener elevadas rentabilidades y salvaguardar la riqueza para las generaciones futuras con una visión de largo plazo”. En esta web se pueden ver en detalle todas las posiciones de su cartera a cierre de 2013: https://www.nbim.no/en/the-fund/holdings-/holdings/.

Pero ¿se trata de mezclar países y activos sin más? No, porque, como dice Warren Buffett, una diversificación sin sentido puede acabar siendo perjudicial: “Se acaban metiendo un par de animales de cada especie y se acaba teniendo un arca de Noé”. Se trata más bien de tener una idea de nuestros objetivos y hacer la selección de los activos que más nos ayuden a obtenerlos con la ayuda de la diversificación, para reducir el riesgo de tener demasiados huevos en la misma cesta, tal como hacen los grandes inversores institucionales. Además, si es posible, debemos intentar seleccionar no sólo a los mejores “jugadores”, sino también a los mejores ‘“seleccionadores” para obtener los mejores resultados. Así, los inversores institucionales suelen dar “mandatos” de gestión a los mejores gestores de cada activo.

“La diversificación nos permite generar ideas con distintos horizontes de inversión”

Lo mejor de todo es que no hay que ser ningún gran inversor o fondo de pensiones para poder acceder a una diversificación similar por estilos, sectores y gestores. Un buen ejemplo, entre muchos posibles, es el fondo de fondos BB Mediolanum New Opportunities Collection. La cartera de este fondo de fondos cuenta con 18 seleccionadores, 18 gestores de las principales firmas del mundo, cada uno entre los mejores en el activo para el que lo hemos escogido con el objetivo de obtener la mejor rentabilidad-riesgo para el inversor. Estas 18 estrategias invierten en conjunto en más de 5.000 acciones o bonos de más de una decena de sectores de casi 80 países del mundo. Se trata de activos de los más diversos perfiles de riesgo con calificaciones crediticias muy diferentes que en total invierten en más de 40 divisas distintas.

De este modo, un ahorrador, a partir de una inversión muy reducida, tiene precisamente a su alcance componer una cartera con este altísimo grado de diversificación, gracias a las posibilidades que ofrecen los fondos de inversión.

La diversificación, si tenemos una visión de largo plazo para la gestión de nuestro ahorro, también nos permite generar ideas con distintos horizontes de inversión, como el entrenador que se guarda para las segundas partes a ese jugador explosivo, a quien introduce en el terreno de juego cuando las defensas contrarias ya están cansadas. Así, las carteras de renta fija de nuestros fondos cuentan también con una gran diversificación en los plazos de vencimiento de los bonos en los que invierten, por supuesto, también según la distinta naturaleza del emisor. Así, seleccionamos para el fondo a gestores especializados en elegir los mejores bonos de gobiernos e instituciones, pero también de empresas privadas, de mayor y menor tamaño. Toda la diversidad al servicio del objetivo central: obtener el máximo beneficio por el riesgo que deseamos asumir a través del fondo.

“La diversidad al servicio del objetivo central: obtener el máximo beneficio por el riesgo que deseamos asumir”

No es necesario, por lo tanto, estar al frente del fondo soberano de Noruega para tener una cartera con la máxima diversificación posible con el fin de obtener rentabilidad y proteger nuestra riqueza posible: basta seleccionar unos fondos de inversión accesibles al inversor particular desde muy pocos euros.

¿Cómo hacerlo? Para ello el cliente cuenta con los conocimientos y experiencia de su asesor financiero, que conoce bien qué fondos pueden adaptarse mejor a sus necesidades y le pueden ayudar a cumplir sus objetivos financieros. Ellos le recomendarán no sólo a los mejores jugadores, sino a los mejores “seleccionadores” y equipos para sus inversiones. No sólo tendrá al once ideal del Mundial, sino también a los mejores seleccionadores para sacarles el máximo partido.

(Visited 26 times, 1 visits today)
Share This