La diversificación, factor clave en las inversiones | Cuales son tus metas

¿A quién no le han aconsejado alguna vez que no pusiese todos los huevos en la misma cesta? Lo mismo sucede con las inversiones, donde la diversificación es un factor clave.

Es mejor invertir en dos acciones que solo en una y, aún mejor, invertir en veinte que en dos. Esto también se aplica a los países y los sectores de la economía, para que las inversiones sean más seguras y menos volátiles. Si todo nuestro ahorro está en acciones de una empresa y esta falla o pierde dinero, nuestro ahorro sufre. Pero si hemos diversificado nuestras inversiones entre 20 empresas y una de ellas no obtiene buenos resultados, el impacto negativo para nuestro ahorro será mucho menor.

Diversificar es equiparable a proteger el ahorro. En España se tiende a invertir todo el ahorro en mercado nacional. No obstante, esta práctica hoy se ha demostrado excesivamente arriesgada. El país no crece y su mercado no ofrece buenos resultados. En cambio, otras muchas zonas del mundo continúan creciendo a buen ritmo, pero el ahorro de los españoles no se está beneficiando de ello.

Otro error habitual agravado ahora por la crisis y la incertidumbre es concentrar un exceso de ahorro en depósitos o cuentas corrientes, sin tener en cuenta que gran parte de ese dinero lo usaremos a largo plazo. Por tanto, se pierden las oportunidades de revalorización que ofrecen otros productos más adecuados al largo plazo.

No es posible realizar una buena planificación financiera sin una adecuada diversificación. En Banco Mediolanum consideramos que la diversificación es correcta si cumple la estrategia de las 5D, para proteger y optimizar los resultados del ahorro:

1. Diversificación temporal. Para distribuir el ahorro del cliente en el corto, medio y largo plazo de acuerdo a sus necesidades.

2. Diversificación entre títulos. Cuantos más títulos mejor, y mejor aún con fondos de inversión.

3. Diversificación geográfica y sectorial. Sirve para evitar el riesgo de invertir en un único país, sector o mercado.

4. Diversificación por potencial de crecimiento. Aprovechando también el crecimiento a largo plazo de determinados países, sectores y empresas emergentes.

5. Diversificación por tipología de instrumentos. Es importante combinar distintos productos para aprovechar las ventajas de cada uno de ellos.

A pesar de que la cultura popular nos enseña que es arriesgado poner todos los huevos en la misma cesta, a menudo olvidamos esta regla fundamental. Evitar este error es una de las responsabilidades de los asesores financieros, que utilizan la diversificación como uno de los fundamentos de la planificación financiera.

 

Imagen I kenteegardin

(Visited 2 times, 1 visits today)
Share This