Famosos en bancarrota | Cuáles Son Tus Metas

Famosos en bancarrota

¿Por qué Nicolas Cage ha pasado de rodar películas de culto como Leaving Las Vegas, Corazón salvaje o Cara a Cara a interpretar hasta tres filmes al año tipo Caza al asesino o En tiempo de brujas? Aunque es muy complicado mantener una carrera de éxito, algunos actores se ven obligados a rodar lo que sea simplemente para salir de la ruina. ¡Para salvar una bancarrota!

La historia está llena de ejemplos de actores, deportistas o presentadores arruinados: grandes fortunas que han desaparecido a causa de un estilo de vida con grandes excesos y la falta de un asesoramiento adecuado.

¡Ser famoso es una ruina!

Las deudas fueron el auténtico thriller de Michael Jackson. La superestrella del escenario se convirtió en el rey del pop, pero también acumuló tales problemas económicos que al final sepultaron su carrera. El músico pasó de haber publicado el disco pop más vendido de todos los tiempos a contar con unas deudas que llegaban a los 500 millones de dólares cuando falleció en 2008. Un año antes Jackson ya debía 27 millones de dólares por su rancho de Neverland y, durante los años previos a su muerte, llegó a pagar hasta 30 millones de dólares al año solo en intereses por sus deudas.

“La actriz inglesa Lena Headey, Cersei Lannister en Juego de Tronos, vendió su casa tras llegar a declarar que sólo tenía cinco dólares para comer”

Un imperio en deudas que llegó a tal extremo por no saber invertir, aunque Jackson hizo alguna operación desesperada y rentable para recuperarse económicamente. Por ejemplo, compró el catálogo de música Sony/ATV que incluía las canciones de los Beatles por 43 millones de euros en 1985, y lo vendió por 104 millones diez años más tarde. Además, su extravagante y lujoso estilo de vida le llevaron a comprar piezas de arte (como siete copias giclee del artista Patrick Whelan); despilfarró en viajes, regalos, alta joyería…) y, como no, Neverland. Y es que vivir en un parque temático tiene sus gastos: una mansión de 11 kilómetros cuadrados con parques, animales exóticos, dos casas para huéspedes, un cine, un lago y varias canchas de tenis.

 

La villana Cersei, en apuros

A Lena Headey le cambió la vida con su personaje de Cersei Lannister en la famosa serie Juego de tronos. Y es que la gran villana de la serie, que justifica todos sus movimientos pérfidos por la defensa de sus hijos o por el amor hacia su hermano Jaime, tuvo que hacer equilibrios en la vida real para saldar sus deudas poco antes de que llegara a su vida el éxito de Juego de Tronos.

Su traumático divorcio del músico Peter Loughran desencadenó la ruina cuando su ex le reclamó la manutención de su hijo en común acorde con las ganancias reales de la actriz en la serie (le parecía poco recibir 10.000 dólares al mes en concepto de manutención para el niño). Esta lucha matrimonial llevó a Lena Headey al borde de la ruina, que además ha manifestado en varias ocasiones no sentirse cómoda con la fama… ¡Y ver fantasmas!  En plena supervivencia, la actriz inglesa vendió su casa para salir de la bancarrota tras llegar a declarar que sólo tenía cinco dólares para comer.

Lindsay Lohan pasó de ser una estrella infantil y juvenil a dilapidar toda su fortuna por sus gastos excesivos. La actriz se declaró en quiebra en 2007 e incluso se la llegó a acusar de robar un collar en plena desesperación por su situación de bancarrota. ¿Cómo llegó a no tener ni un dólar en su cuenta bancaria? Lohan reconoció que su infancia fue turbulenta, algo que la marcaría para siempre; parece que estar en medio de los conflictos de sus padres, junto con la fortuna que ganaría con su carrera, la llevó por el mal camino. Todos estos problemas personales le hicieron perder varios papeles y le llevaron a refugiarse en el abuso de sustancias.

En 2013 realizó un tratamiento de desintoxicación, aunque un año volvió a acercarse al alcohol y a los 27 años volvía a incumplir compromisos profesionales en varias ocasiones. El consumo de vodka junto a su hermana pequeña Aliana en un concierto del rapero Kid Cudi hizo saltar todas las alarmas públicas. Sin embargo, su participación en varias películas de éxito como LiLo, The Canyons o Liz and Dick reconducirían la carrera y la cuenta bancaria de la actriz. Eso sí, siempre vigilada además por directores y productores, que le exigen dejar atrás los malos hábitos sometiéndose incluso a controles de drogas y alcohol con regularidad.

 

Los problemas de los famosos españoles

En España varios personajes públicos se encuentran en una situación económica comprometida. Por ejemplo, la cantante Lolita Flores, el periodista Jesús Quintero, el bailaor Joaquín Cortés o la presentadora Terelu Campos. La colaboradora de programas del corazón no dispone de liquidez y ha tenido que poner su casa a la venta, un tríplex en Madrid que compró cuando empezaba su debacle televisiva y que ya cuenta con una hipoteca superior a los 900.000 euros.

“La planificación y el asesoramiento adecuado hubiera ayudado a gestionar mejor el patrimonio de actores, deportistas o presentadores de fama”

¿Pero cómo ha llegado a tal situación? La hija de María Teresa Campos respondió personalmente en su última aparición en Sálvame (donde cobraba cerca de 1.000€ en una tarde) antes de irse del programa: “siempre he vivido al día y no tengo ahorros”. Las habituales celebraciones de alto voltaje (la última, la noche de San Juan de este año) en su exclusivo ático de 573 m², cuatro habitaciones, piscina, terraza privada y varios salones son el ejemplo más visible y no ayudan a solucionar su complicada situación económica actual.

No es la única. El empresario Julián Contreras, hijo de la icónica Carmina Ordoñez, ha solicitado incluso atenerse a la Ley de la Segunda Oportunidad con poco más de 30 años. Tras poner en marcha un restaurante en plena crisis en 2013, Contreras no ha superado los baches económicos y de salud derivados del fracaso de su negocio, ni tampoco dispone de fortuna propia, mal gestionada tras la muerte de su madre.

 

Un asesoramiento adecuado

Resulta difícil escapar a los titulares que nos hablan de la bancarrota de una actriz oscarizada, el mejor futbolista del mundo, el cantante con el caché más alto o el cocinero más estrellado. La pregunta es… ¿Podían haberlo evitado? Está claro que en cada uno de estos casos ha faltado planificación, estrategia y, en definitiva, el asesoramiento adecuado y la formación financiera necesaria para tener sus fortunas bajo control. Su destino habría sido distinto con la gestión racional de un asesor financiero, como los Family Bankers de Banco Mediolanum. Un apoyo recomendable y, sobre todo, un servicio que no es exclusivo para ricos. Gracias al acompañamiento de un profesional de confianza a lo largo de nuestras vidas, podremos anticiparnos y tomar hoy mismo las mejores decisiones que agradeceremos más adelante.

(Visited 4.225 times, 683 visits today)
Share This