El universo “Crowd” y la democratización de la inversión | Cuales son tus metas

El universo “Crowd” y la democratización de la inversión

Impulsar negocios o proyectos empresariales ya no es algo reservado a los poseedores de grandes fortunas gracias a las nuevas formas de comunicación y colaboración.

Nos estamos refiriendo a las opciones que ofrece el universo “Crowd” y todas sus modalidades.

Crowdfunding

El Crowdfunding tiene Internet como principal aliado. Existen varias plataformas que se encargan de acoger y difundir proyectos empresariales, que pueden conseguir así la recaudación necesaria para desarrollarse. De esta manera se produce un cambio de paradigma, puesto que la Red amplía las oportunidades del pequeño inversor y la idea de comunidad. Supone además una democratización de la inversión, ya que facilita el contacto entre los inversores particulares y los emprendedores que necesitan financiación. De esta manera, se acaba con la clásica jerarquización administrativa y empresarial. Cualquier persona puede contribuir a financiar aquellos proyectos o iniciativas que le interesen, como por ejemplo la grabación de un disco, el rodaje de una película o la producción de una obra teatral. A cambio, no siempre recibirá una remuneración económica, sino que puede verse recompensado de otras maneras, como la asistencia al estreno de la película en la que ha colaborado económicamente, su aparición en los créditos o cualquier otro regalo.

Aunque también existe la financiación basada en el capital: es decir, que las personas que invierten en un proyecto obtienen una participación en el capital social de la empresa con la expectativa de conseguir un beneficio económico en el futuro. Este modelo, conocido como Equity Crowdfunding, funciona básicamente para empresas de reciente creación o start-ups.

 

crowd

Fuente: www.emprendelandia.es

 

Crowdlending

Esta modalidad se basa en los préstamos a compañías ya consolidadas. En este caso, la empresa devolverá a sus inversores el crédito en las condiciones acordadas previamente. Existen plataformas que se encargan de seleccionar las sociedades, formalizar los préstamos y gestionar los cobros entre los inversores.

Otras modalidades “Crowd”

Existe otras modalidades dentro del universo Crowd: el Crowdsourcing, que se fundamenta en la externalización de tareas o colaboración en masa; el Crowdmarketing, que consiste en la realización de mercadotecnia a través de masas de manera segmentada, o el Crowdworking, las plataformas de trabajo en red.

 

crowd2

Fuente: Manifiesto Crowd, la empresa y la inteligencia de las multitudes, de Antoni Gutiérrez Rubí y Juan Freire

 

Todas estas opciones ponen de manifiesto una nueva forma de entender la inversión empresarial. Aunque todas surgen principalmente en EE. UU., a raíz de la crisis económica y de las restricciones de crédito, la cultura Crowd ha arraigado también en España. Prueba de ello es que el Consejo de Ministros aprobó el pasado 28 de febrero del presente año el Anteproyecto de Ley de Fomento de la Financiación Empresarial , que en su Título V (página 43) regula por primera vez en nuestro país el Crowdfunding, tanto en la modalidad de préstamo (Crowdlending) como en la de aportación de capital (Equity Crowdfunding).

En los últimos años han proliferado en España plataformas de Crowdfunding, como Lanzanos , Verkami o Partizipa.com; de Crowdlending, como Airboribus, o espacios de Crowdworking como El Cubo o el Extremadura Open Future. Existe incluso una Asociación Española de Crowdfunding, que desde hace un año se ha convertido en la voz de las plataformas de micromecenazgo españolas en todas sus modalidades (préstamos, donaciones, capital social y recompensas).

Pero a pesar de que el universo Crowd es ya una realidad y que se ha convertido en una alternativa para la inversión y la consecución de crédito, también existen algunas limitaciones o problemáticas, tal como analiza el informe realizado por X.net sobre la situación del Crowdfunding en España. Destaca, por ejemplo, la dificultad para financiar a través de esta modalidad proyectos de gran envergadura que requieran grandes inversiones o que se prolonguen en el tiempo, o también el hecho de que se dirigen a nichos de población reducidos y que estas comunidades acaban agotándose, o la incapacidad para prever el coste real y administrativo de las campañas después de aplicar impuestos, tasas y gastos.

(Visited 19 times, 1 visits today)
Share This