¿Sabes qué significan los números de tu cuenta corriente y para qué sirven? | Cuáles Son Tus Metas

Recibimos ingresos o realizamos pagos desde nuestra cuenta de forma habitual. Estas son algunas de las funciones que nos permite nuestro Código Cuenta Cliente (CCC). Un número que es como nuestro DNI bancario y que identifica al propietario de la cuenta bancaria. Ahora, ¿conocemos el significado de todos los elementos que lo componen? Por favor, sigue leyendo…

El número de cuenta corriente lo asigna cada entidad bancaria a los clientes. Los bancos designan un número de 20 dígitos que identifica su cuenta y la distingue del resto. Estos 20 números se separan en grupos y cada uno tiene un significado y una utilidad diferentes.

Los cuatro primeros dígitos identifican a la entidad financiera y vienen asignados por el Banco de España. Por ejemplo, el 0186 es el código que representa a Banco Mediolanum. El primer número de esta agrupación indica el tipo de entidad que es.

0 y 1: Banco.

2: Caja de ahorros.

3: Cooperativa de crédito.

6: Entidades financieras de crédito y entidades de pago.

17: Establecimientos de compraventa de moneda.

43 y 44: Sociedades de tasación.

98: Sociedades de garantía recíproca

 

Los cambios que trajo el IBAN

El número de cuenta pasó a llamarse IBAN en 2014. A partir del establecimiento de la zona SEPA —que forman los 28 miembros de la UE más Liechtenstein, Islandia y Noruega, países que también forman parte del Espacio Económico Europeo, además de San Marino, Suiza y Mónaco—, el número de la cuenta bancaria pasó de tener 20 cifras a contar con dos letras y dos cifras más.

“El Código Cuenta Cliente (CCC) es como nuestro DNI bancario y que identifica al propietario de la cuenta bancaria”

Este cambio se realizó para facilitar las transferencias bancarias entre europeos. La única diferencia que existe entre el antiguo número de cuenta bancaria CCC y el actual IBAN es que este último dispone de un prefijo que permite identificar el número de una cuenta bancaria a nivel internacional.

De esta manera, el número de cuenta se lee de la siguiente manera:

  • Las dos letras determinan el país de origen de la cuenta seguidas por los dos dígitos de control.
  • Las cuatro siguientes cifras dan información sobre la entidad bancaria.
  • Después se identifica con los cuatro números siguientes la oficina en la que se abrió la cuenta.
  • Los dos dígitos de control.
  • Diez dígitos que forman el número de cuenta.

Los usos del número de cuenta

Es muy habitual utilizar el IBAN en nuestro día a día. Por ejemplo, ese grupo de amigos que compra un regalo, pero solo lo paga uno. Si no tienen Bizum, lo normal suele ser que el pagador facilite al resto su IBAN para que le hagan la transferencia correspondiente.

Otro uso habitual de esta cifra se da en las bodas. Los novios suelen facilitar a sus invitados este número para que les puedan hacer un regalo o les ayuden a pagar la luna de miel. En algunos casos, el número se puede encontrar en internet si los novios han decidido crear una web para el evento.

Cuando en alguna página de internet te pidan tu número de cuenta o IBAN no debes tener miedo. Con este número solo te pueden ingresar dinero o como mucho domiciliarte algún recibo; en este último caso basta con que hagas una devolución del mismo. En la mayoría de las entidades puedes hacer esta gestión por internet o llamar al banco para que lo cancelen.

 

Del ámbito profesional al uso social

La mayoría de los profesionales autónomos trabajan con un número de cuenta a la hora de cobrar por su actividad. Es habitual encontrar en sus facturas el IBAN para que los clientes les realicen las transferencias oportunas. Disponer de estos dígitos solo sirve para mover dinero entre cuentas.

“Para evitar problemas, es conveniente ser precavido a la hora de dar tu número de cuenta y revisar regularmente los movimientos de la misma”

En los medios de comunicación también se impulsan iniciativas solidarias en las que se pide la colaboración de los ciudadanos. En estos casos se hacen públicos estos números de cuenta para que todo aquel que quiera ayudar pueda ingresar la cantidad de dinero que desee.

 

El número de cuenta y las redes sociales

Las redes sociales son un gran fenómeno y a través de ellas compartimos nuestro día a día y a veces hasta nuestros datos privados. Por ejemplo, es habitual enviar por WhatsApp el número de cuenta o el DNI a algún amigo o familiar. ¿Es peligroso ese envío de datos?

En el caso del número de cuenta, si lo compartimos en nuestras redes nos lo pueden hackear. Sin embargo, aunque alguien ajeno a nosotros tenga esta combinación de números no puede causarnos muchos problemas.

 

¿Pueden darme de alta en algún servicio por internet?

Uno de los riesgos es que puedan darte de alta en algún servicio por internet y domiciliar el pago a tu número de cuenta. En la mayoría de los casos también piden el DNI, por lo que es bastante difícil que esto se produzca. En el caso de que haya ocurrido bastará con dar el aviso al banco para que dejen de llegarte los cargos.

En definitiva, dar tu número de cuenta a una empresa o a otra persona no es peligroso. Solo sirve para que puedan hacerte un ingreso. De todas maneras, no está de más ser precavido y es conveniente revisar los movimientos de la cuenta cada poco tiempo para que todo siga en orden.

(Visited 5.915 times, 6 visits today)
Share This